cabecera
DIVULGACIÓNINVESTIGACIÓNFOROCONTACTOENLACESNOTICIAS
Buscador
Home > Investigación > Señoríos > Condado de Belchite
Archivo Señoríos Señorío de Híjar Condado de Belchite Ducado de LéceraDucado de Aliaga Condado de Aranda Artículos Investigación ActividadesPublicacionesBibliografíasConvocatorias

Belchite, Condado de (Zaragoza.)

En el siglo XII la honor de Belchite pertenecía a  Galindo Sánchez. Siguió en este linaje con Guillerma Jiménez, mujer de Miguel de Luesia, que se repartió las propiedades con su hermana Elvira, mujer de Gombal de Entenza. En 1202 volvió a este linaje en la persona de Berenguer de Entenza, marido de una de sus bisnietas. De ahí pasó a Jimeno Cornel, pudiendo afirmar que con él se acabaron los seniores o “tenentes” que poseyeron esta honor.

Posteriormente, la mitad de estas propiedades se integraron en el patrimonio de Pedro Sesé. Fue con Elvira Pérez de Sesé, mujer de Pedro Martínez de Luna (+ c. 1282), cuando las cambiaron con Pedro Fernández de Híjar y Gil, el Señalero, (*1263, 1301-+v. 1322/24), II señor de Híjar, que las otorgó a su hijo y sucesor Alfonso Fernández de Híjar y Anglesola (1322/1324-+ ca. 1340), III señor de Híjar.

La otra mitad fue a parar a los Férriz de Lizana que la compartieron con Martín Gil de Atrosillo. Con el tiempo, y por enlaces matrimoniales entre sí, fueron a parar al linaje de los Maza o Maza de Lizana. Hacia 1320 el señor de Almonacid se llamaba Pedro Férriz de Sesé. De Belchite se desprendió La Puebla de Albortón, que hasta principios del siglo XIV aún se llamaba La Puebla de Belchite.

Por los problemas acaecidos con la Unión contra Pedro IV el Ceremonioso, es probable que Pedro Fernández de Híjar y Alagón (*c. 1329, 1349-+ c. 1386), IV señor de Híjar, tuviese que vender sus posesiones de Belchite y La Puebla de Albortón para pagar el rescate de su prisión; pasando al linaje de los Luna, cuyo ocaso no supuso la desintegración del poder señorial, habida cuenta que pasaron al patrimonio de los Fernández de Híjar, siendo Juan Fernández de Híjar y Centelles, el Orador, (*1384, 1400-+1456), VI señor de Híjar, el que compró el resto a la reina María, por valor de 16.000 florines de oro, el 4.II.1432.

Los hijos primogénitos de los titulares de la Casa de Híjar, solían usar como título principal el de conde de Belchite, dignidad que Fernando el Católico, en 1498, le concedió a Luis Fernández de Híjar y Beaumont (1492-1495-+Híjar, 25.IV.1517), VIII señor de Híjar, en concepto de servicios prestados.

Siendo titular de la Casa de Híjar Isabel Margarita Fernández de Híjar y Castro-Pinós  (*Zaragoza, 6.XI.1603, 1629-+Madrid,26.XI.1642), IV duquesa de Híjar, se produjo el proceso denominado Juan Gascón, cuya sentencia definitiva se dio el 13.I.1621, por la que las mitades de Belchite y La Puebla de Albortón, Lécera, Almonacid de la Cuba, Vinaceite y Castelnou y los títulos de conde de Belchite y duque de Lécera, pasaron a la propiedad de Pedro Jorge Fernández de Híjar, último descendiente varón de la segunda línea formada por Alonso Fernández de Híjar y Ramírez de Arellano, hijo segundogénito de Juan Fernández de Híjar y Enríquez (1495-+29.VI.1509), IX señor de Híjar y II conde de Belchite, y de Isabel Ramírez de Arellano y Mendoza.

Estos territorios volvieron a la Casa de Híjar, siendo titular de la misma Prudenciana Portocarrero y Funes de Villalpando (*Madrid, 26.V.1696-+Zaragoza, 13.V.1764), duquesa viuda de Isidro Francisco Fadrique Fernández de Híjar de Portugal y Silva (* Madrid, 9.VIII.1690, 1710-+ Zaragoza, 10.III.1749), VII duque de Híjar; por muerte sin sucesión de Antonio Melchor Alejos Jaime Fernández de Híjar y Navarra de Aragón, de la misma línea mencionada con anterioridad.

El ducado de Híjar y el condado de Belchite fueron arrendados hacia 1774 a una compañía catalana, en un intento de la Casa Ducal de mejorar su situación económica. El titular de la Casa de Híjar era Pedro Pablo Alcántara de Silva Fernández de Híjar y Abarca de Bolea Portocarrero y Pons de Mendoza (*Villarrubia de los Ojos del Guadiana, 25.XI.1741-+Madrid, 23.II.1808), IX duque de Híjar.

Los problemas judiciales, las causas extrínsecas como las guerras, la oposición antiseñorial, etc., llevaron en 1861 a la Casa Ducal a la venta de algunas de las propiedades que tenía en el condado de Belchite, como es el caso de algunas fincas en dicho lugar y en La Puebla de Albortón.

También será en este siglo cuando las múltiples posesiones y títulos de la Casa de Híjar se dividan entre los nietos de José Rafael Fadrique de Silva Fernández de Híjar y Rebolledo de Palafox Abarca de Bolea (*Madrid, 29.III.1776, 1818-+ 16.IX.1863), XII duque de Híjar, y de Juana Nepomuceno Fernández de Córdova Spínola de la Cerda (*Madrid, 6.VIII.1785-+Madrid, 25.V.1808). Para Andrés Avelino de Silva y Campbell (1851, +Biárriz, 30.XI.1908), fue el condado de Belchite, formándose la tercera línea de la Casa; este casó con Mª Teresa Cavero y Urzáiz, teniendo descendientes hasta la actualidad.

Así, pues, los pueblos que integraban el condado de Belchite, excepto en momentos ocasionales, fueron: Belchite, Lécera, Almonacid de la Cuba y La Puebla de Albortón.